martes, 22 de diciembre de 2015

Hablando de innovación pública con.. (Entrevista en Inap Social, 1ª Parte)

Reproduzco a continuación la entrevista publicada en Inap Social  (Ver fuente original)

Gracias a Marina Vega y a Antonio Galindo por su buen hacer y felices fiestas!   _____________________________

Hablando de innovación pública con Andrés Pastor

Enviado por Antonio Galindo Galindo el Vie, 18/12/2015 - 08:32
Andrés Pastor cuenta con más de 25 años de experiencia en las TICs (Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones) y ha desarrollado su carrera en el Sector Público, principalmente en la Gerencia de Informática de la Seguridad Social. Ha desempeñado un papel muy relevante en la creación y puesta en marcha de la Dirección TIC, surgida en el marco de la reforma de la Administración promovida en la CORA. Durante este periodo, desempeñó  diversas funciones, entre ellas la de Subdirector General de Coordinación de Unidades TICDestaca a su vez por su activa presencia en redes sociales (os recomendamos su blog, http://www.crisoltic.com/).

Le agradecemos que nos haya contestado esta entrevista tan extensa, que hemos dividido en dos partes. En esta primera, hablaremos precisamente sobre la reforma de la Administración y el papel que las TIC desempeñan en ella. La segunda parte, que publicaremos la semana que viene, tratará sobre la innovación en las organizaciones y su sistematización, las oportunidades de la administración electrónica y el papel de las redes sociales en el sector público actual.
Os dejamos con la primera parte, que lo disfrutéis.

Sin duda una de las apuestas decididas por introducir innovación en la Administración es la actual reforma articulada a través de la CORA, tanto en el ámbito tecnológico como, especialmente, en el organizativo. Como conocedor de primera mano de esta reforma,
 ¿Cuáles crees que son sus claves?


Para entender el proceso de reforma de las Administraciones Públicas que hemos vivido estos dos últimos años, es necesario enmarcarlo en su contexto político y económico. El país estaba sumido en un escenario de fuerte crisis que  afectaba a todos los sectores productivos y al que no eran ajenas las Administraciones Públicas. Por este motivo, los objetivos principales de la reforma fueron la racionalización, la eliminación de duplicidades,…el ahorro en definitiva.

Las medidas propuestas por la Comisión para la  Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TICS) se focalizaron principalmente en la  consolidación de infraestructuras, la racionalización del gasto y la eliminación de duplicidades. Y aquí surgió una oportunidad extraordinaria: para coordinar estas acciones, se nombró un CIO o máximo responsable de las TICs en la Administración General del Estado (AGE) lo que abría una ventana de oportunidad para elevar el carácter estratégico de las TICs y potenciar la transformación digital de la Administración.

Hay que entender que la única forma de preparar a la Administración para ser capaces de dar respuesta a las demandas de los ciudadanos  en un entorno constantemente cambiante como es el que vivimos, es desde la innovación constante, apoyándonos en el uso de las Tecnologías de la Información  para transformar los procesos internos de la Administración y el modelo de relación con los ciudadanos.

Las TICs también pueden contribuir a la transparencia al facilitar la puesta disposición de los ciudadanos de la información que maneja las Administraciones Públicas, entendiendo ésta es un activo que es propiedad de todos (derecho al saber y derecho al acceso). También habilita nuevas formas de comunicación más directas y colaborativas entre ciudadanos y sus representantes públicos, siendo un remedio para el mal de la  desafección de los ciudadanos de la política.
El camino de la DTIC en estos dos años no ha sido fácil, y hay que reconocer que se ha hecho un gran esfuerzo, tanto en la etapa en el Ministerio de la Presidencia como ahora en el de Hacienda y Administraciones Públicas.

¿Qué aspectos consideras que son más complejos de abordar y de qué índole (normativo, organizativo, etc.) ?
En una reforma tan compleja como ésta, y me refiero principalmente a la del ámbito de las TIC, hay tres factores decisivos que inciden directamente en la efectividad de la iniciativa.

El primero se refiere al apoyo real de la Dirección al proceso de reforma, y ahora volveré sobre el significado del término “Dirección” en este contexto. Evidentemente hubo un impulso inicial decidido por parte del gobierno con la creación de la DTIC, pero el apoyo debe traducirse en disponibilidad efectiva de medios técnicos y económicos, así como en habilitar los cambios organizativos y normativos necesarios para que la transformación sea una realidad.

A día de hoy, no hay un presupuesto significativo, ni recursos humanos adicionales asignados a la DTIC para realizar las nuevas funciones encomendadas, salvo algunos compañeros que voluntariamente están trabajando en la DTIC cedidos por sus organismos de origen. Todo ello, a  pesar de que la DTIC ya está asumiendo la provisión de servicios tan críticos como es la gestión de la red de telecomunicaciones de buena parte de la AGE, por cierto, con una gran dosis de  esfuerzo y profesionalidad por parte de los compañeros encargados de este servicio común.

Tampoco se ha creado el organismo previsto para la provisión de servicios compartidos, lo que se denominaba en la correspondiente medida CORA “Agencia TIC”, hito fundamental para establecer un modelo sostenible de financiación y de provisión de los servicios compartidos.

Todo esto  denota una falta de impulso y apoyo efectivo de la “Dirección”. Claro que en la AGE no hay una dirección ejecutiva al estilo de las corporaciones privadas, sino que es como una orquesta con muchos directores en los que cada cual tiene un ámbito de  actuación  concreto con capacidad para decidir (presupuestos, recursos humanos, contratación, normativa, etc.). Poner a todos de acuerdo es tarea difícil si no hay una directriz superior de apoyo al proceso, y está claro que no la ha habido.

El segundo factor crítico para el éxito de la reforma es la gestión del cambio. Más allá de la aprobación de nuevas normas o de una estrategia común, la definición de una nueva organización o la creación de nuevos comités de gobernanza, medidas todas muy   necesarias, hay que entender que la reforma supone un cambio sustancial  de la forma en la que se venían haciendo las cosas en la Administración.
Es un periodo de fuerte resistencia  interna  en el que deben primar la comunicación y la puesta en marcha de los nuevos mecanismos del modelo para generar la inercia necesaria y hacer irreversible el cambio.

Un cambio que debe comenzar en la propia DTIC, que debe reorientarse hacia la prestación de servicios de calidad, robustos, bien diseñados y gestionados eficazmente. Es un periodo en el que debe primar ser escrupulosos en aplicar los nuevos paradigmas en los que se apoya el nuevo modelo (servicios compartidos, modelo de costes,  facturación por uso, seguridad jurídica, calidad, seguridad, gobernanza, etc.) más que en conseguir resultados concretos.

Cambiar la cultura existente, más orientada en muchos casos hacia satisfacer la necesidad de forma inmediata, requiere valentía, determinación y asumir un  fuerte desgaste, necesario para reconducir a una organización con una gran inercia, pero es la única manera de asegurar el modelo y debiera ser la principal prioridad en éste periodo. Las experiencias de otros países que han seguido un camino análogo al nuestro muestran que uno de los dos motivos por el que fallan estas iniciativas es por la falta de calidad en la prestación de los servicios comunes.

El tercer factor a gestionar, muy relacionado con el anterior,  es la generación de confianza en los diferentes actores de la reforma. En el ámbito de las TICs la prestación de servicios compartidos requiere dotar a las unidades receptoras de estos servicios de la capacidad de influir sobre la provisión y  calidad de los servicios. Y es imprescindible  generar confianza en las unidades receptoras de los servicios  de forma que puedan despreocuparse de la prestación del servicio y orientarse hacia su actividad sectorial. Es una parte fundamental de la gobernanza TIC y lógicamente está íntimamente ligada a la capacidad de prestación de servicios de calidad.

¿Qué papel desempeña la transformación digital a través de las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) en todo este proceso?

La transformación digital de la Administración es el objetivo principal que debe perseguir la reforma. La consolidación de infraestructuras, el ahorro en los grandes contratos, la eliminación de duplicidades…todo ello son medios para conseguir este objetivo.


Como ya he referido, no todos los ámbitos de responsabilidad  de la Administración lo han visto así. Por ejemplo, con la provisión centralizada del concurso de telecomunicaciones se han ahorrado más de  100 millones de euros, pero éste dinero no ha revertido en la mejora de las TICs, sino que han ido a parar a las arcas del estado. Ya se ha demostrado en diferentes ámbitos que las inversiones en TICs pueden suponer un importante ahorro para la administración y  mejorar los servicios ofrecidos a los ciudadanos. Es más sensato ahorrar “gracias a las TICs” que no “en las TICs” reinvirtiendo los ahorros TIC en nuevos proyectos que a su vez generen nuevos ahorros y mejores servicios, pero esto choca con la falta de visión global y con algunas actitudes cortoplacistas de algunos sectores de la administración.  

Una reforma de este calado, comenzada en esta legislatura, ¿cuánto tiempo crees que necesitará para afianzarse?

Es difícil decirlo, pero lo que sí estaba claro desde un principio es que dos años de camino iban a ser  insuficientes para acometer un cambio tan transcendental. La consolidación del modelo dependerá de la voluntad del nuevo gobierno con respecto a los objetivos de la presente legislatura y también de la persona que se encargue de dirigir el camino de la DTIC a partir del año que viene.

En este sentido, hay muchos escenarios posibles de evolución y no tenemos más remedio que dar tiempo al tiempo y esperar que el proceso siga adelante.

Seguramente no se vean resultados significativos hasta finales de la siguiente legislatura o principio de la siguiente, pero lo importante es dar los pasos correctos y seguir avanzando.

Actualización (22/12/2015): La segunda parte de esta entrevista se encuentra publicada en la Comunidad de Innovación de Inap Social (enlace). El acceso es libre, pero es necesario registrarse como usuario de INAP Social.
Próximamente se publicará tambien en el blog (Crisoltic)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos tu comentario