martes, 7 de mayo de 2013

Innovar en la Administración Pública

Quisiera compartir con todos el artículo publicado en  Boletic, la revista de ASTIC, la Asociación Profesional del Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Administración del Estado.

Para quien tenga interés, puede encontrar el artículo original aquí

Innovar en la Administración Pública


Parece  que la  Innovación está de moda. Podríamos jugar, como hacen los escolares, a marcar una raya enun papel cada vez que oímos la palabra “Innovar” en la televisión o encontramosuna referencia a la “Innovación” en un diario. Llenaríamos hojas enteras. Los modernos buscadores de Internet nosahorran esta tarea: Una búsqueda simple del término Innovación nos reportarámás de 9 millones de resultados.


Sin embargo, la realidad que percibimoses otra. Más allá del uso extendido del término “Innovación”, lo cierto es queaún son pocas las organizaciones que han dado los pasos necesarios para crearuna cultura de la Innovación entre sus empleados y abordar de forma sistemática su implantación en el seno de sus organizaciones.

Si en un principio fueron las organizaciones empresariales, más sensibles a los avatares de los mercados, lasprimeras en abordar procesos de innovación, lo cierto es que ya hay experiencias notables dentro de la Administración Pública.



¿Qué es la Innovación?


 La Innovación se confunde a vecescon la creatividad. La diferencia principal es que la creatividad estárelacionada con la generación de nuevas ideas, mientras que la Innovaciónrequiere además la aplicación de dichas ideas para la consecución de unresultado deseado.

La OCDE trabaja desde hace años enentender y definir de forma precisa el significado de la innovación. EstaInstitución internacional ha recogido este concepto en las sucesivas edicionesde su Manual de Oslo, que es una guía destinada a las autoridades estadísticasde los países miembros de esta Organización para llevar a cabo las encuestasencaminadas a conocer la situación de la innovación.

De acuerdo a la OCDE, laInnovación puede definirse comoun proceso complejo que aplica nuevas ideas basadas en el conocimiento paragenerar valor a la organización”.

El punto importante de todainnovación es, por lo tanto, obtener resultados, generar valor.

Por quéInnovar en el Sector Público


 La Administración PúblicaEspañola, al igual que los Gobiernos y Administraciones de buena parte delmundo, se enfrenta a desafíos sinprecedentes. Vivimos la crisis económica más intensa y demoledora desde la Grandepresión. La caída de ingresos y la necesidad de un mayor gasto para atenderlas necesidades sociales conforman la tormenta perfecta.

En estas circunstancias, podemostener la tentación de dejar pasar el tiempo hasta que acabe la crisis. Sería unerror. Lo más importante para afrontar una circunstancia adversa es un buendiagnostico, y hay que reconocer que es muy posible que los tiempos no vuelvana ser ya los que fueron.La aparición de nuevas fuerzas en escena y la necesidad deabordar problemas complejos y globales harán más probable que sea necesarioformular una respuesta innovadora junto a otras más tradicionales.

Para afrontar estos tiempos turbulentos es necesarioanticiparse a las circunstancias,crearun ambiente sistemático de generación y análisis de ideas que permita una mejoradaptabilidad a los cambios imprevistos. 

La Innovación debe ser una obligaciónpara cualquier organización que aspire a sobrevivir, y la AdministraciónPública no es una excepción.

Diferentes formas de Innovar


No todas las Innovaciones son iguales. Unas tienen que ver conmodificar lo que hacemos, otras con hacerlode forma diferente. También es posible innovar organizando nuestro trabajo de maneradistinta o simplemente con un cambio en laforma de entender la realidad.

Normalmente, se distinguen 3 tipos de Innovación en razón alámbito de actuación: Innovación en nuevos productos o servicios, Innovación enprocesos e Innovación en Gestión.


Sin embargo, la realidad puede ser mucho más rica y nodebemos limitarla. El mismo hecho de dejar de hacer actividades desfasadas por inerciao eliminar una función no necesaria puede ser una decisión innovadora, en elsentido de aportar valor para la organización.

¿Cómo surge la Innovación?


 La buena noticia es que seguramente todos ya innovamos deuna forma u otra. No hay nada mágico en ello.

Sin embargo, las organizaciones, por su naturaleza, estándiseñadas para promover el orden y la rutina. Son por defecto entornosinhóspitos para la innovación en los que tradicionalmente han primado laeficacia operacional, la seguridad en sus actuaciones y el consenso en la tomade decisiones. En este ambiente, es difícil que cualquier esfuerzo voluntaristade Innovar sea efectivo.

Como apuntaDrucker, la verdadera Innovación,aquella que puede llegar a ser productiva, requiere de un trabajo duro,sistemático, organizado y dirigido.

Por este motivo, es necesario organizar la innovación en torno a un proceso deinnovación  formal y medible  quepermita reconocer los resultados obtenidos.

El proceso tipo se muestra en la siguiente figura:


Este es un proceso conceptualmente sencillo basado 5 etapas:Generar ideas, evaluarlas sistemáticamente, desarrollar prototipos de las ideas paracomprobar su viabilidad para, finalmente,implementar las ideas más prometedoras y evaluar los resultados conseguidos.

En todo ello, no debemos olvidar la comunicación y promoción de los proyectos y resultados,aspecto clave para conseguir el éxito perseguido.

Innovar con los empleados públicos


Todo este proceso de Innovación tiene más que ver con la Gestión del Talentoque con cualquier otra cosa.Debemos partir de la convicción de que el mayor activoque tenemos en las organizaciones son las personas, máxime en una sociedaden la que los trabajos tienen cada vez más que ver con el conocimiento.

La paradoja de todas las organizaciones es que las mejores ideas provienennormalmente del personal que está más cerca de las actividades operacionales, porque es donde surgen los problemas y lasnecesidades. Normalmente, estos trabajadores no tienen capacidad para influir en suadopción, así que estas valiosas ideas se pierden.

Es necesario romper el gap entre la Dirección (con capacidad ejecutiva) y elpersonal (con conocimiento del día a día y oportunidad para detectar necesidadesy proponer ideas).

Los medios sociales en el ámbito de la propia organización pueden conformarsecomo un perfecto catalizador de la innovación al ayudar a romper estasbarreras. Por su naturaleza, una red social interna permite que los empleados aportensus ideas y necesidades y, de forma colaborativa,se refinen y promocionen aquellas propuestasmás interesantes.

Innovación y Tecnología


 Las últimas décadas han presenciado una explosión de lasTecnologías la Información y de las Comunicaciones (TIC). Tal ha sido el gradode innovación en este sector, que es común confundir Innovación con Tecnología.

La Innovación tecnológica es una forma de Innovación en laque utilizamos el gran potencial de las Tecnologías de la Información comopalanca de impulso y de transformación de las organizaciones.

El gran peligro de las TIC es precisamente quedarse varadoen ellas, como barco que encalla en la arena. El valor de las Tecnologías de laInformación es tal en tanto que soportan procesos y habilitan nuevos serviciospara las unidades de gestión y para los ciudadanos. Es innegable que es necesarioconocer y gestionar las especifidades técnicas de los sistemas de información,pero manteniendo la visión global de las unidades de gestión a las que sepresta servicio.

En este sentido, los profesionales de las TIC somos uncolectivo privilegiado dentro de las Administraciones Públicas ya que, graciasa las funciones que desempeñamos de provisión de los sistemas de informaciónque soportan los procesos de gestión, estamos en disposición de conocer las necesidades organizativas y utilizar las TIC para aportar soluciones. Esla conjunción perfecta para Innovar.

Innovar con los ciudadanos


 Si el objetivo de cualquier organización pública es proveerlos mejores servicios para los ciudadanos, empresas, agentes sociales, etc ¿Quémejor manera de hacerlo que colaborar con éstos en el diseño de los propiosservicios?

Esta es la base de la idea de  "Open Innovation"o Innovación abierta, que es una estrategia de innovación, apuntada por primeravez por el profesor Henry Chesbrough, en la que la organización combinael conocimiento interno (empleados) con el conocimiento externo (ej.Ciudadanos) para impulsar sus actividades de innovación y encontrar solucionesa sus necesidades y problemas.

Esta fórmula ha sido probada con gran éxito en empresas comoProcter & Gamble durante más de 10 años. Actualmente reciben más de 4.000 ideas-contribucionesanuales de clientes y proveedores. Según  C. Wynett, vicepresidente de P&G, lo que han hechorespecto a la Innovación es convertirla en algo ordinario.

El potencial para la Administración Pública de la puesta enmarcha de esta estrategia innovadora es inmenso.

Innovar en la Administración esposible



 De todo lo visto, solamente cabe llegar a una conclusión: Innovar en laAdministración Pública es posible y necesario.

Los profesionales de las Tecnologías de la Información debemos aprovechar elprofundo conocimiento de la Administración que nos confiere nuestra profesión para ayudar a que nuestras organizacionespuedan seguir desarrollando su actividad a pesar de las condiciones externas,adaptándose a los cambios y encontrando nuevas formas de conseguir susobjetivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradecemos tu comentario