martes, 17 de julio de 2012

¡No estamos muertos!

El pasado Viernes, el consejo de Ministros lanzó uno de los misiles destructivos a los que nos tiene ultimamente acostumbrados.

Hasta ahora, las medidas nos habían afectado en nuestro rol de ciudadanos. Ahora las reformas nos afectan también como empleados públicos.

No voy a entrar en detalle a analizar las medidas porque ya se ha hablado mucho de ellas en todos los medios. Únicamente quiesiera hacer tres rápidos apuntes:
  • Eliminación de paga extra de Diciembre: Es una reducción de sueldo mal camuflada de medida temporal. No hay compromiso real de restitución. Interesa que esta medida se aplique eliminando la paga, ya que si se implementa prorrateando la reducción en cada nómina sólo tendremos un sueldo menor...y una paga extra que poder volver a eliminar.
  • Reducción de Moscosos y eliminación de días adicionales de vacaciones: No tiene sentido como medida. El mayor efecto laboral que va a tener es contribuir a crispar el ambiente.

    Seguramente algún gestor lúcido ha echado  las cuentas de multiplicar el número de empleados públicos por los 3 días de reducción, llegando a la conclusión de que ha conseguido millones de días*hombre para la Administración. Este argumento no tiene en cuenta, o ha subestimado, el efecto negativo que esta medida va a tener en la productividad del colectivo.
  • Desaparición de las juntas de personal en organismos "pequeños": Es el último coletazo del gobierno, entiendo que alegando la falta de productividad de los liberados sindicales. No me siento especialmente cercano a la actuación de los grupos  sindicales que conozco, pero son nuestros representantes como trabajadores. Limitarlos es atentar contra nuestros derechos fundamentales.
Lo que sí da la sensación que han conseguido estas medidas es revolver al colectivo de funcionarios y crear conciencia de que es necesario actuar. Si bien es cierto que las manifestaciones no han sido tan multitudinarias como se podría pensar inicialmente, sí que se están produciendo expresiones espontáneas del malestar de los empleados públicos en diferentes lugares.

También se han desarrollado y/o potenciado movimientos relacionados con el colectivo en las redes sociales. Me gustaría reseñar algunos:

- Funcionarios Unidos de España:   Centralizan su actividad a través de una página en Facebook que definen como Lugar de unión de todos los funcionarios de España, para poder intercambiar opiniones y buscar soluciones conjuntas. Hablan de crear un partído político para defender los intereses de los empleados públicos.

- #GraciasFuncionarios: Hashtag en twitter en defensa y agradecimiento al servicio prestado por el colectivo de empleados públicos

- Sueldos Públicos: Periódico digital creado en Marzo de 2012 que informa del salario de los cargos públicosy de gastos/inversiones de la Administración Pública. En tiempos de recortes sirve para contrastar la coherencia de las medidas realizadas por las distintas Administraciones. Mantienen también cuenta en twitter (@sueldospublicos).

Son solo unos ejemplos, pero seguramente vendrán más  

Vivimos tiempos especialmente difíciles, ya lo avanzabamos hace ahora casi un año. Los empleados públicos somos parte necesaria de la solución a los problemas actuales pero, en lugar de utilizar y canalizar  el talento de los profesionales de la administración, se ha adoptado el camino fácil de adelgazar y explotar los activos para obtener rédito económico  inmediato.

Este no es el camino. Para solucionar los problemas a los que nos enfrentamos es necesario diagnosticar correctamente la situación, establecer objetivos adecuados y llevar a cabo iniciativas valientes. Las medidas presentadas no demuestran atacar la causa raíz del problema, sino que buscan obtener liquidez para hacer frente a las consecuencias de una mala gestión.

Somos empleados públicos. Debemos estar orgullosos de serlo y defender nuestros derechos. Nuestra misión es el servicio público y debemos trabajar para prestarlo de la mejor manera posible.

Esta obligación incluye la de procurar las mejores condiciones para que podamos realizar nuestro trabajo de manera razonable. La precariedad y el miedo a no poder vivir dignamente, sin estabilidad no permiten hacerlo.
 
Decía un compañero que "hay que conseguir que el jefe se salga con la tuya". Los políticos, son nuestros jefes, pero de una manera eventual. Duran 4 u 8 años y desparecen. Sólo los empleados públicos continuamos. Somos la garantía  de un buen servicio público.

Si es necesario demostrar el descontento, debatir, proponer soluciones, las redes sociales son un excelente medio para hacerlo. Todo menos quedarnos quietos, inertes, aceptando como inevitable la pérdida de derechos.

Me gustaría acabar con una cita de Martin Luther King:

No me preocupan tanto los actos de la gente mala, sino el espantoso silencio de los buenos

6 comentarios:

javomorales dijo...

No estamos muertos, de acuerdo, pero a veces parece que somos invisibles... y ha llegado el momento de que se nos vea...

efuncionario.com dijo...

Estimado Andrés, la desaparición de la Junta de Personal en la OEPM (si es que es afectada, no estoy seguro) será claramente perjudicial para ella, pues está haciendo una gran labor de comunicación y conversación con la Dirección.

Es más, dudo muy seriamente que cualquier junta de personal del MINETUR vaya a asumir ni lejanamente estas funciones, por su desconocimiento y lejanía de la OEPM.

Si lo que quieren es que los liberados sindicales vuelvan al trabajo, que modifiquen la ley para que lo hagan, en lugar de suprimir funciones útiles, necesarias y a las que tenemos derecho constitucional.

Otra cosa que demuestra el desconocimiento de la Administración por los que deciden estas mendidas es que las dependencias orgánicas de los organismos autónomos cambian con frecuencia (cada cuatro años) lo cual dificulta aún más cualquier labor de coordinación y gestión delegada "hacia arriba", como es el caso de las juntas de personal.

Muy buena la cita. Es hora de hablar.

Anónimo dijo...

A lo mejor la solución estaría en sustituir los políticos por técnicos (¿Tecnocratas?).

Puesto que hemos visto que los políticos sirven a sus propios intereses y no a los de España.

Anónimo dijo...

cuando pones "...somos funcionarios ..." sería mejor poner "... somos empleados publicos..." como en el resto del escrito, mas que nada por que todos nos hemos de sentir orgullosos de serlo y no solo los funcionarios.
Un saludo

Andres Pastor dijo...

Gracias por los comentarios.

Creo que la sociedad del bienestar nos ha mantenido en una urna de cristal y nos hemos vuelto cómodos.

Aún no nos creemos lo quenos está pasando, la pérdida de derechos adquiridos durante mucnos años, la mayoría de las veces con lucha y sacrificio.

Muchos de nosotros somos tranquilos, pacíficos, incluso algo conformistas. Hasta podríamos entender que hace falta ajustes, algún sacrificio.

lo que ocurre, como dice Félix, es que las medidas no van a favor de corregir las ineficiencias dejando aquello que funciona bien como estaba.

Parece que las decisiones son arbitrarias, sin conocimiento de cómo funcionan las cosas, de qué es necesario y qué es superfluo. Todo se trata por igual.

Y esto demuestra que lo único que pretenden las medidas es hacer caja, ahora y en el futuro. Están devaluando la moneda subiendo precios y bajando sueldos, pero lo están haciendo sin más criterio que el de conseguirse un balón de oxígeno de manera rápida y sin pensar en cuál sería la mejor forma, la más justa.

Antes que desmantelar los servicios públicos y/o tocas rl sueldo d elos trabajadores se podrían hacer reformas estructurales y gestos políticos (sueldos, composición o desparición cámaras, disminución asesores, etc).

Me decía un amigo que tenemos un poco lo que merecemos en el sentido de que elegimos a nuestros representantes. Tambien es cierto que no hay una gran variedad para elegir.

En cualquier caso, sea cual sea la fórmula para demostrar nuestro descontento, debemos emplearlas.
Que por lo menos no nos quede el sinsabor de pensar que podríamos haber hecho algo.

Andres Pastor dijo...

Respecto a sustituir Funcionarios por empleados públicos, totalmente de acuerdo, ya lo he cambiado.

Gracias por el aviso!

Saludos,

Andrés Pastor

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos tu comentario