martes, 14 de febrero de 2012

Transparencia: El cambio cultural necesario

España es uno de los 5 países de la UE que no tiene regulado el  derecho de los ciudadanos a acceder a la información de los poderes públicos. La pasada legislatura iba a ser la de la aprobación de La Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, pero finalmente todo se quedó en buenas intenciones.

El nuevo gobierno ha anunciado que la ley llegará al congreso antes de verano, pero habrá que esperar acontecimientos.

A falta de normativa estatal, algunas Comunidades Autónomas y  Ayuntamientos  han puesto en marcha iniciativas en su ámbito competencial que se han convertido en referencia en España y, en algunos casos, en todo en mundo.

Son, entre otros,  los proyectos  Open Data EuskadiCatálogo de datos de Asturias, Datos Abiertos de la Generalitat de Cataluña , OpenData Navarra, el Ayuntamiento de Barcelona, el Ayuntamiento de Zaragoza y el Ayuntamiento de Gijón.

Mientras tanto, cabe preguntarse si la aprobación de la Ley estatal será una garantía de transparencia. Mi opinión es que no, que es necesario algo más que un marco normativo para cambiar la inercia existente.
La transparencia debe ser parte de un cambio cultural completo, tanto de los empleados públicos como de la ciudadanía y de las empresas. Sin este cambio cultural, tendremos normativa y datos disponibles, pero no conseguiremos el objetivo de apertura de nuestras administraciones.

El cambio cultural es necesario porque son las personas y no las normativas las que impulsan a las organizaciones y a la sociedad hacia nuevos rumbos.

La  normativa es condición necesaria, pero no suficiente por sí sola para inducir un gran cambio que consiga universalizar los valores de la transparencia de manera que sean ampliamente compartidos y ejerzan una influencia sobre la actuación de los agentes involucrados.

¿A qué personas o grupos es necesario involucrar en este cambio cultural global?.



Seguramente a más de los que podríamos citar, pero algunos son especialmente relevantes y necesarios:

- Profesionales TIC: Deben poner sus conocimientos al servicio de la transparencia aportando conocimientos y soluciones técnicas, facilitando la normalización y el intercambio de datos, ejerciendo de agentes de formación, etc, pero tambien aportando visión de conjunto que permita  identificar nuevas oportunidades.

- Archiveros:  Dicen que un gobierno que no organiza sus archivos en forma adecuada no es capaz de proporcionar verdadera transparencia. Estos son los profesionales de la documentación y como tales responsables de la selección, categorización, organización y preservación de los documentos y datos.

 - Ciudadanía: Es necesario convencer al ciudadano de que el acceso a los datos públicos es un derecho democrático, no una concesión administrativa. Una vez aprobada la ley, el ciudadano será agente dinamizador en tanto ejerza su derecho forzando a las AAPP a proporcionar los datos requeridos.

- Educadores: El derecho al acceso a los datos públicos debe inculcarse desde las primeras etapas de la formación de los ciudadanos.

- Empresas: Al igual que los ciudadanos, las empresas infomediarias son agentes dinamizadores de la transparencia en cuanto a su papel de demandantes de información pública y creación de aplicaciones y servicios útiles.


Pero ¿Cómo se consigue  influir en estos y otros grupos?

Desde mi punto de vista, únicamente es posible con voluntad y liderazgo. 

El liderazgo más favorable sería el de la clase política, que debiera ser la máxima impulsora de las medidas que adopta. Lo que ocurre es que a veces se predica por convencimiento y otras por presión social, medática o mimetismo respecto a prácticas en otros países.

Algunos gestores ven en la transparencia un enemigo a su gestión. Y en cierta medida, es verdad. Lo que pasa es que el exponer la gestión de manera honesta a las críticas y aportaciones de los ciudadanos tambien puede enriquecerla.

A falta (posiblemente) de un liderazgo político, las posibilidades de liderazgo se trasladan al menos un peldaño en la pirámide de jerarquía. No es la situación ideal pero suele ser la más común: Es la capacidad de liderazgo y el convencimiento de los encargados de ejecutar las medidas y proyectos asociados con la transparencia los que significarán la diferencia entre simplemente "cumplir la ley"  y crear un sistema útil para el propósito perseguido.

Este debe ser el papel de los profesionales de las TIC en la AAPP: El de convertirnos en profetas de la transparencia en nuestras organizaciones, facilitar la comprensión del alcance de las actuaciones y proyectos que pongamos en marcha y servir como catalizador y dinamizador de los demás agentes implicados. En definitiva, ayudar a crear una nueva Cultura.

Esto implica: convencer e involucrar a la dirección, crear y difundir valores, educar y comunicar, proporcionar una visión integradora de los proyectos, engrasar la organización para vencer obstáculos y resistencias de cambio y proporcionar mecanismos de observación y seguimiento ¡Casi Nada!

Como siempre digo, el menor de nuestros problemas es siempre la tecnología. Para armarnos de valor ante este reto, recordemos que en tiempos de crisis, de perdida del sentido de la verdadera democracia,  la transparencia puede llegar a ser una garantía del buen uso de los recursos, prevenir la corrupción y mejorar el ejercicio democrático de los ciudadanos.

4 comentarios:

Félix Serrano dijo...

Completamente de acuerdo, Andrés, y muy oportuno al tiempo que se propaga la iniciativa para pedir una única licencia opendata europea http://bit.ly/yl1Nrs

Andres Pastor dijo...

Gracias por tu comentario, Felix.

Creo que hay que hacer más difusión de qué es OpenData, qué beneficios reporta y de la necesidad de la ley de transparencia.

Seguramente los que tenemos contacto con las redes sociales y el mundo de internet tenemos más información y estamos más sensibilizados, pero fuera de este mundillo percibo un completo desconocimiento y desinterés por el tema.

Respecto a la campaña, que cada día tiene más apoyos y más significativos, el aspecto que creo que se debería remarcar es el de que algunos aplicativos opendata estarán basados en una diversidad de datos privados y públicos de diferentes países y, por lo tanto, posiblemente sujetos a licencias de utilización diferentes, lo que podría dificultar su viabilidad.

La homogenización normativa de licencias en la UE supondría con seguridad un facilitador de utilización de datos por parte de los sectores infomediarios.

Esperemos ver pronto frutos de la iniciativa.

Un abrazo,

Andrés

José Luis (@iusufr) dijo...

Hola, Andrés:

Gracias por tu apoyo a la difusión de las ventajas del movimiento de Datos Abiertos y a las iniciativas que demandan una Ley de Acceso a la Información en España (como Access Info y la Coalición Pro Acceso).

En cuanto al último párrafo de tu artículo, hay que recordar que la comunidad Open Data española + europea mantiene viva en la web de Actuable (+1) una campaña para conseguir que las autoridades comunitarias incluyan en la revisión de la Directiva 2003/98/CE una licencia Open Data para toda la UE armonizada, única y uniforme, que propicie la creación de un espacio verdaderamente europeo de información pública reutilizable.

Os dejo el enlace por si alguien más quiere sumarse (antes de que se cierre la campaña en breves días).

http://actuable.es/peticiones/say-to-neeliekroeseu-we-want-single-opendata-licence-in-the

Un saludo y, nuevamente, gracias :)

Andres Pastor dijo...

Hola José Luis,

Gracias por tu aportación.

Estoy completamente de acuerdo con que hay que contribuir con nuestro granito de arena a la difusión de la cultura de la transparencia.

Conozco y apoyo la campaña que comenzó @andresnin en Actuable, tal y como comenté en un post anterior (http://www.crisoltic.com/2012/02/apoyo-la-campana-licencia-unica.html)

A ver si entre todos conseguimos el objetivo de sensibilizar al menos al colectivo TIC y, si es posible, al ciudadano.

Un Saludo y gracias por tus amables palabras.

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos tu comentario