viernes, 23 de septiembre de 2011

Crisoltic alcanza la 10.000 páginas vistas

Ayer, Crisoltic alcanzó la cifra de 10K páginas vistas en estos 6 meses de andadura. Para mí es una alegría, ya que lo que me motiva a escribir es el pensar que a alguien le puede interesar las ideas, experiencias y opiniones que reflejo en el blog.


No es un indicador válido, en el sentido de que solo muestra los post visionados (no si son de interés), pero sí es un principio
Quería dar las gracias en especial a los visitantes de otros países y, en particular, a los de hispanoamérica y EEUU. Día a día me sorprende agradablemente ver sus visitas y comentarios.


Aprovecho para resaltar  la diversidad de navegadores, sistemas operativos y dispositivos utilizados para el acceso al blog desde Internet. Aunque son solo 6 meses, sí que  se ven ciertas tendencias:
  • Internet cada vez es más móvil
  • IE y Firefox igualan fuerzas
  • Android ha experimentado un crecimiento expectacular los últimos tres meses.
Gracias por último a los compañeros de la AAPP por vuestros comentarios positivos en las distintas redes en las que  coincidimos (Twitter, linkedin, FB, etc). Espero también veros printo en "carne y hueso".

Un abrazo.

     Andrés Pastor 

Leer más...

jueves, 22 de septiembre de 2011

Experiencias sobre Administración Electrónica

Casi siempre hablamos de la Administración Electrónica, pensamos en la Ley 11/2007 y en toda la estrategia de acercar los servicios de las Administraciones Públicas al ciudadano. Pero en toda esa abstracción, a veces olvidamos justamente eso, que cualquier esfuerzo debe orientarse a facilitar al ciudadano el ejercicio de sus derechos y deberes en sus relaciones con las AAPP.

Y esta relación debe ser simple y intuitiva. ¡ Bastante complicadas son ya por sí mismas las TIC para el ciudadano de a pié como para que se encuentre trabas en el procedimiento electrónico!

Por eso, quiero compartir con vosotros una experiencia reciente que ilustra la visión del trámite desde el punto de vista del ciudadano. ¡Vamos allá!.


Recientemente mi hija ha estado aprendiendo Inglés en EEUU y algunos de sus compañeros de bachillerato han podido beneficiarse de una beca de idiomas. Como para obtener la beca de idiomas parece ser que antes hay que solicitar la de estudios de bachillerato (no lo he comprobado), me decidí a solicitar la beca vía electrónica y así probar el servicio.

Busco en Google y después de descubrir que "Becas de bachillerato" = "Becas de estudios postobligatorios no universitarios" (¡Vaya nombre, como para encontrarlo!), entro en la sede electrónica del Ministerio de Educación (sede.educacion.es) y veo que me puedo identificar con certificado digital. ¡bien!


Uso mi DNI electrónico, introduzco la clave unas 4 ó 5 veces y en breve me encuentro rellenando datos (familiares, académicos, datos bancarios, etc). Después de unos minutos, ya casi terminando....recibo el mensaje de que mi sesión ha caducado y debo volver a empezar.



A la tarde siguiente, ya se me ha pasado el enfado, repito procedimiento. Esta vez tengo la precaución de grabar los datos cada cierto tiempo (esta vez no me pillan desprevenido). Completo el formulario. Me avisan de algunos errores y/o datos que faltan. Los voy corrigiendo, pero uno se me resiste: En el campo del NIF de mi hija aparece mi NIF y la aplicación no me deja cambiarlo.

Así que me decido a llamar al teléfono de ayuda: después de varias alocuciones diciendome que están ocupados, logro entrar en espera. Me dicen que voy a ser atendido....y después de un par de minutos me cuelgan. Repito intento y vuelven a colgarme.

Como soy cabezota por naturaleza, insisto hasta que logro hablar con un operador. Les cuento mi problema y muy cortésmente me indica literalmente que todo lo que he hecho no vale para nada.

Resulta que el padre/la madre no pueden ser los solicitantes de la beca, sino el alumno (¿Cómo, si no es mayor de edad y no tiene mi consentimiento? ¿Puede el alumno responsabilizarse de la veracidad de los datos introducidos? ¿Conoce las implicaciones legales?).

La aplicación asume que esto es así y asigna el NIF del solicitante al alumno y esto no se puede cambiar. La única solución es registrarse con el NIF del alumno. A pesar de mi fustración, se que no tengo más remedio que hacerlo así, pero lo dejo para otro día, no estoy de ánimo.

Al día siguiente, me registro con el NIF de mi hija. No me piden certificado, ni otro identificativo que el NIF, así que cualquiera que conociera este dato podría suplantar su personalidad (de hecho yo lo estaba haciendo, claro).

Introduzco por tercera vez todos los datos (ya me los se de memoria), pensando en dónde voy a encontrar el siguiente obstáculo. Vuelvo a validar todos los datos y esta vez me dicen que me falta algún dato relativo a los NIFs de la familia. Deduzco que, aunque no están marcados como campos obligatorios, necesito rellenar la fecha de caducidad de cada NIF y el número de soporte (un dato que figura en la parte frontal del documento).

Envío de nuevo los datos y obtengo un mensaje de que estos datos no se han podido comprobar por un fallo en la comunicación (entiendo que el M.de Educación consulta estos datos al M. interior para comprobar que son correctos).

Tres intentos más tarde (en diferentes horas y días), los datos se validan y mi solicitud es aceptada!!!!


Viéndolo en conjunto, he tenido que introducir los datos tres veces y he dedicado varios momentos a lo largo de tres días para completar la solicitud y me quedo con cierta desconfianza e incertidumbre sobre si alguien hubiera podido suplantarme en la solicitud de la beca. ¡No parece algo razonable para un trámite en apariencia sencillo!.

Si no fuera porque conozco desde dentro los esfuerzos que todos los departamentos Ministeriales, incluyendo Educación, han tenido que hacer para tener a punto los procedimientos electrónicos, pensaría que la administración no ha hecho sus deberes correctamente.


La Ley 11/2007 ha sido un gran hito para el sector público y nos ha situado en la vanguardia de otros países y de otros sectores, pero no tenemos que caer en la complaciencia. El ciudadano nos evalúa en función de las experiencias vividas en los trámites electrónico . Es claro que tenemos que conseguir que estas experiencias sean sencillas y que no requieran un tiempo o un esfuerzo innecesario.

Y es en este punto en el que debemos tener como objetivo  la búsqueda de la calidad y el cuidado de los pequeños detalles, que son los que nos pueden marcar la diferencia para que los servicios electrónicos sean percibidos por los ciudadanos como excelentes.

Leer más...

miércoles, 14 de septiembre de 2011

20-N: ¿Propuestas TIC para las AAPP?

Desde que empezaron los movimientos preelectorales, estoy atento a las noticias a ver si a un representante de alguno de los partidos políticos que concurren a las elecciones generales del 20-N se le 'escapa' alguna propuesta o iniciativa relativa a las Administraciones Públicas y/o a los planes sobre las TIC en la sociedad Española o en las AAPP en particular.

He estado buceando en documentos de cuatro de los partidos políticos nacionales más votados y, como sospechaba, no he encontrado encontrado planes, ni objetivos, ni estrategias, sino palabras sin contenido u obviedades que podría suscribir cualquiera porque no hacerlo sería de necios. Para muestra, un ejemplo real:


El crecimiento futuro pasa por la incorporación de la sociedad a las nuevas tecnologías. Promoveremos para ello una agenda digital que desarrolle las infraestructuras de comunicación, la oferta de servicios, el comercio electrónico y la seguridad de la información. Las nuevas tecnologías tienen que servir también para fomentar la participación de los ciudadanos y la rendición de cuentas de las administraciones"
¿Hay alguien que en sus programa diga que NO va a hacer esto?

Me enseñaron hace ya bastante tiempo que los objetivos válidos deben ser SMART, acrónimo de las palabras en Inglés que designan las cualidades deseadas de ser objetivos eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Realistas y  conseguidos a Tiempo. Por lo que veo, en política los objetivos pueden llegar a ser OBVIOS (Oscuros, Biensonantes, Vagos,  Incoherentes, Oportunistas y hasta Sibilinos).

Dice Bou Bauza, al que me he referido en alguna otra ocasión, que esto de que los partidos no tengan programas claros y concretos se explica recurriendo a la condición humana.

Simplificando mucho, resulta que la psicología ha descubierto que las personas respondemos más activamente cuando nos encontramos ante un estímulo negativo que ante uno positivo. Es lo que se denomina Condicionamiento Evitativo.

Para entendernos:  nos movemos antes para evitar un dolor de muelas que para conseguir un pequeño placer. Esto llevado al terreno de la política significa que el voto de los ciudadanos se dirige principalmente a evitar  posibles efectos negativos en sus vidas, en vez de apoyar las iniciativas que prometen bonanzas y parabienes.

Si añadimos el factor miedo, el coctel está servido.

La maquinaria de comunicación de los  partidos políticos prefiere dirigirse a los votantes en el sentido de "Si votáis al partido contrario, vuestra vida será penosa" porque saben que el mensaje es más efectivo que si recurriesen a explicar lo beneficiosa que va a ser su gestión y a remarcar las estupendas iniciativas de sus programas.

Conclusión: No hay que esperar programas muy detallados. Solo algún ejemplo o algún que otro globo sonda que sirva para dejar ver .... que el otro lo hace mucho peor, claro.

En cualquier caso, como eso de la fe es algo muy personal, aquí seguiré yo buscando iniciativas y propuestas que llevarme a la boca.

Os contaré lo que encuentre en el blog y en twitter (#propuestasTicAAPP).

=======================================================================
Hasta el momento:

PSOE: Su Web referencia poca información y está desactualizada. Hay un documento doctrinal o político sobre las elecciones con varias referencias a las TIC, pero es muy generalista.

PP: En http://www.yocambiaria.es/ solicitan propuestas y prometen informar por correo sobre una variedad de temas elegibles por el usuario. Es necesario registrase. No he recibido información alguna.

IU: No he encontrado información.

UPyD: Informan sobre su actividad en el grupo de trabajo de Administración Pública. Hay dos proposiciones de ley, anteriores a las elecciones, pero interesantes para su discusión:

Proposición no de ley para establecer un sistema objetivo de evaluación del desempeño de los empleados públicos

Proposición no de ley para establecer un modelo profesional de directivos públicos en España

Leer más...

lunes, 5 de septiembre de 2011

Tiempos revueltos para las TIC en las AAPP

Comienzo de curso, para profesores y alumnos, y también para las Administraciones Públicas. Ya han quedado atrás playas, viajes, paellas y otras delicias del tiempo estival. Toca ahora quitarse de encima la depresión post-vacacional y prepararnos para los próximos meses, que pueden ser cruciales para el futuro de las TIC en las Administraciones Públicas.

Estamos en tiempos de crisis y de recortes. Tenemos unas elecciones en menos de tres meses y, cualquiera que sea el resultado electoral, es seguro que los próximos dos años sufriremos fuertes presiones en el sector TIC para hacer más con menos.

También es muy probable que cambien los responsables de las Carteras Ministeriales, Secretarías de Estado, Consejerías, Concejalías y  Direcciones Generales, que son entre otros los que tomarán medidas sobre las TIC en el Sector Público.


¿Cómo serán esas medidas?.  Claramente, de reducción del presupuesto. Pero aquí es donde podemos intentar conducir la situación para que el impacto sea el menor posible.

Generalmente, las TIC son percibidas por los directivos no-TIC de las AAPP como una fuente inmensa de gasto porque el mantenimiento al día de las infraestructuras TIC requiere de fuertes inversiones cíclicas para renovar servidores, ordenadores personales, equipos de comunicaciones, etc,  para mantener el software de base en las últimas versiones o soportar el gasto de las facilidades de los CPDs (electricidad, refrigeración, cableado, edificios, etc).

Normalmente, el gasto asociado a otras actividades TIC como puede ser el desarrollo de aplicativos, es percibido más favorablemente debido al impacto directo que dichos aplicativos tienen sobre las actividades del negocio, facilitando nuevas posibilidades de gestión o mejorando la eficiencia de los procesos.

Por lo tanto, como primer objetivo, es necesario erradicar el concepto de las TIC como fuente de gasto y promover el aspecto de las TIC como habilitadoras de mejoras en la eficiencia de los procesos de gestión, como facilitador de cambios en tiempos de crisis y como una necesidad para la entrega de servicios a los ciudadanos. Se trata pues de potenciar el carácter estratégico de las TIC en la Administración pública.

En el fondo, se trata de hacer tangible el concepto de alineación de las TIC y del negocio pero, para conseguirlo debemos actuar proactivamente y mejorar algunos aspectos que tradicionalmente no se cuidan por parte de algunos responsables de las TIC, a saber:

  • Mejora de la comunicación entre los responsables TIC y del Negocio: Es un aspecto necesario para todo lo demás. Se deben establecer relaciones formales e informales con los responsables de gestión que tienen influencia o responsabilidad directa sobre de las decisiones acerca de las  TIC.
  • Reorientación de las actividades de las Unidades TIC hacia el negocio. Se trata de dejar atrás la orientación de las unidades TIC hacia la tecnología y adaptar las formas y el fondo de la actividad de estas unidades hacia proyectos y acciones que apoyen la estrategia marcada por la dirección.

    En este punto, enlazo con la necesidad de contar en la organización con unas prácticas maduras de dirección de proyectos, especialmente en lo relativo a la existencia de una esponsorización formal del proyecto por parte del negocio, que se refleje en un documento formal conocido como Project Charter o Acta de constitución del proyecto.

    No se trata de seguir unos pasos formales sino de asegurar que se cuenta con las autorizaciones adecuadas para comenzar el proyecto, comprometer los recursos y que el proyecto está ligado a los intereses de la organización (no TIC).

    Este es  un cambio muy fuerte de mentalidad para los responsables de algunas unidades TIC (CIOs), porque la primera impresión es la pérdida de independencia en la toma de decisiones, pero lo cierto es que lo que se consigue es un enlace permanente entre las acciones TIC y las de negocio que redunda en un apoyo a las iniciativas TIC por parte de la gestión.
  • Esto no se consigue de un día para otro. Es necesario conocer muy bien como funciona la unidad de la administración pública a la que damos servicio, cuales son sus necesidades, cambiar el tecnolenguaje (tecnoverborrea, que diría un amigo mío) que utilizamos habitualmente para adaptarnos a un discurso entendible por los responsables de negocio y orientar nuestra actividad hacia aquellas acciones que mejoren sus procesos de gestión.
  • Aunque ya estaba dicho antes, es crítico el disponer de un sistema de aprobación de iniciativas y/o proyectos consensuado con las unidades de gestión. Existen ya mecanismos formales para la aprobación de gastos e inversiones en los que participan las unidades de gestión, pero no en todas las ocasiones y se suelen orientar a comprobar de que se han cumplido una serie de formalidades legales y no en que la inversión va a aportar algún valor al negocio.
  • Y ya que hablamos de valor, es necesario hacer una reflexión sobre este concepto. En las organizaciones comerciales el dinero (ahorro o ganancia) se vuelve en un criterio claro para la toma de decisiones.

    En las administraciones públicas, aunque también tiene un peso específico alto, existen otros aspectos y criterios que afectan a la toma de decisiones por encima del valor económico. Se trata de criterios políticos, de oportunidad, de valor social o criterios  ideológicos que hacen que no sea fácil saber cual es la decisión acertada desde el punto de vista de la gestión. Por esto mismo es tan necesario mantener una coordinación entre las acciones TIC y las del negocio.

    Concluimos pues en la necesidad de orientar nuestras acciones en las que aporten valor político y económico, en el sentido indicado anteriormente.
  • Por último, es necesario establecer las políticas adecuadas de personal. Algo que siempre me ha sorprendido en la administración pública es lo bien definida que está la gestión administrativa del personal (acceso a la función pública, situaciones administrativas, derechos y deberes, etc) y la escasa atención que se suele prestar a  otros aspectos más importantes (retención, motivación, formación, comunicación, gestión de conocimiento, establecimiento de metas, evaluación, etc). 

    Esto es seguramente debido a que las unidades de personal (o recursos humanos) tienen encomendada la gestión administrativa pero existe un cierto vacío sobre quien tiene las responsabilidad de ocuparse del resto.

    Lo cierto es que las personas son nuestro mejor activo. Lo que  invirtamos en ellas revertirá en un mejor trabajo, un mejor ambiente y un mayor compromiso con nuestra misión. Pero además, tenemos la ventaja de que normalmente permaneceremos dentro del Sector público, lo que hace más importante si cabe cualquier acción de mejora de nuestro personal.

    En lo que respecta a potenciar el carácter estratégico de la función TIC en la organización, uno de los aspectos críticos es gestionar el cambio de nuestro personal, desde las competencias estrictamente técnicas hacia unas labores de supervisión, de entrega de servicios y de orientación hacia el soporte a los procesos de negocio.
Son, como digo, tiempos revueltos para el sector de las TIC en las AAPP pero, haciendo uso del refranero Español,  a río revuelto, ganancias de pescadores...

O lo que es lo mismo:

 Si sabemos orientar nuestra actividad TIC de manera que propongamos proyectos que ayuden a ser más eficientes a nuestras unidades de gestión (a las que damos servicio y por las que estamos aquí, recordemos), a prestar un mejor servicio a los ciudadanos y a habilitar procesos que no podrían ofrecerse sin el apoyo de las TIC, conseguiremos ya no solo reducir el impacto de las reducciones de presupuesto, sino a realizar nuestro trabajo de la mejor manera, aportar valor a la organización y garantizar la continuidad y sostenibilidad de las TIC en nuestras organizaciones.

Se trata pues de hacer nuestro el espíritu Japonés de buscar oportunidades en situacions dificultosas:
En Japonés la palabra Crisis se compone de dos símbolos que representan a su vez a las palabras peligro y oportunidad.

     Crisis = Peligro + Oportunidad


 ¡Piénsalo!

Leer más...