jueves, 24 de noviembre de 2011

Hacer más con MÁS

En estos días de transición política entre un gobierno y otro, me acordaba del título de un libro que leía una amiga americana en su primer embarazo  "What to Expect When You're Expecting", que ha sido traducido al Español como "Qué se puede esperar cuando se está esperando".

El libro, que parece ser que fue un éxito en EEUU, no habla de las TICs en las AAPP, sino de embarazos, pero de alguna manera el título en castellano me sugería la situación de tensa espera de las medidas que puedan adoptarse respecto al sector público y las TICs.

Ya se han oído muchos rumores sobre cambios organizativos, como era de esperar (desaparición de Red.es, Integración de la S.G. de fomento de la Sociedad de la información de Industria con la D.G. de Impulso de la AE,  Creación de un Ministerio de Política Social, Seguridad Social y Sanidad, integración de parte de la Seguridad Social con Hacienda, etc).

Aparte del placer que nos puede proporcionar el aventurar cambios para comprobar en el futuro si hemos acertado, lo cierto es que no merece la pena jugar a adivinos. No es que no importe la organización resultante. ¡Importa y mucho!. Pero para obtener resultados son más importantes la estrategia elegida, las políticas que se apliquen y las personas que lideren el cambio.

Desde un punto de vista general, seguiremos en un panorama de recortes generalizados. ¿Quien no ha oído en los últimos meses la expresión de que tenemos que hacer más con menos?.

Yo soy de la opinión de que no es posible, de que hay que hacer más con más...Porque si tenemos menos presupuesto, habrá que suplirlo con más inteligencia, más planificación, más imaginación, más energía, más capacidad de innovación....

Pero también habrá que introducir más sentido común. Dice un amigo mío que el sentido común es lo que mejor repartido está...porque todo el mundo piensa que tiene el suficiente. No debe ser así, porque hay situaciones referidas al uso de las TIC en las AAPP que no tienen explicación desde el sentido común.

No es razonable que teniendo los diferentes departamentos y organismos en general de la AGE una estructura y unas necesidades análogas, en cada uno de ellos se reinvente la rueda, esto es, se adquieran o desarrollen sistemas de información similares para dar soporte a la Web del organismo, a la sede electrónica, al sistema de correo, etc.

Esto no es nuevo, y ha sido magníficamente expresado hace unos días por Felix Serrano en su post Ministerios de marca blanca. Felix propone de alguna manera tener preparados un conjunto de servicios TI básicos que pudieran desplegarse de manera homogénea en cada Ministerios/organismo para ser utilizados según necesidad, ahorrando costes.

A esta medida, se podrían añadir otras muchas

  • Definición de una estratégica y políticas comunes para todos los organismos de la AGE.
  • Creación de la figura de CIO de la AGE, con capacidad ejecutiva interministerial.
  • Normalización de Tecnologías y servicios informáticos, en la línea apuntada anteriormente.
  • Consolidación de CPDs de la AGE. No tiene sentido mantener decenas de Centros de Procesos de datos, repitiendo esfuerzos, duplicando recursos y personal.
  •  Implantación de metodología común para seleccionar proyectos y evaluar su ejecución.
  • Optimización de la contratación pública para aprovechar el volumen real de compras del Estado y reducir los significativamente los precios. En general, las normativas tienden a garantizar que se sigue un procedimiento y que existan unos controles, pero desconcentran la responsabilidad y limitan la agilidad y la eficiencia en los resultados.
  • Focalizar las actividades en todo aquello que aporte valor a las unidades a las que se da servicio. El resto de actividades deberían cuanto menos replantearse, si no desaparecer.
  • Adaptar las plantillas y las estructuras de las unidades informáticas a las necesidades reales del trabajo a realizar. Limitar las asistencias técnicas estructurales (bodyshopping).
  • ...
No partimos de cero. Por un lado,  algunas de las líneas de acción adoptadas hasta ahora han ido ya en el sentido de crear infraestructuras comunes y racionalizar costes. Es una línea en la que avanzar y ser más audaces.

Por otra parte , no podemos olvidarnos de que contamos con la mejor gente, la mejor preparada. Profesionales que han pasado una oposición en competencia con miles de candidatos que buscaban una salida laboral en un mercado de trabajo muy complicado.

Este es en mi opinión el aspecto más crítico de todos. En unos momento en los que seguro que nos va a tocar vivir la cultura del ajuste, solo manteniendo el ánimo, la disposición y la excelencia de estos profesionales tendremos la oportunidad de salvar esta situación difícil, de hacer más. Esto es lo que debemos cuidar y gestionar con inteligencia.

Y mientras tanto....nos toca esperar.

4 comentarios:

efuncionario.com dijo...

Excelente artículo, Andrés. Me alegra percibir la sintonía hiperheterodina ;-) entre lo que dices y lo que muchos de nosotros pensamos.

En efecto, lo más importante son las personas: los profesionales de la Administración y los ciudadanos. No lo olvidemos.

Andres Pastor dijo...

Gracias Felix.

A ver si entre todos conseguimos que algunos mensajes "calen".

Anónimo dijo...

Como dice mi padre, "el sentido común es el menos común de los sentidos" :)

Respecto del artículo, totalmente de acuerdo contigo. Creo que lo bueno es que ahora (quizás porque nos han reducido presupuesto?) hay consenso entre nosotros sobre cuál es el camino a seguir. Y lo más positivo de todo: tenemos ganas de recorrer ese camino. Ojalá nos dejen! Eso sí... con sentido común :)

Raquel

Andres Pastor dijo...

Gracias por tu comentario, Raquel

Estoy contigo en que tenemos que afrontar esta etapa con optimismo y energía. Seguro que tendremos más de un escollo por el camino, pero es en las épocas de crisis y de necesidad cuando sacamos lo mejor de nosotros.

Un Saludo,


Andrés

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos tu comentario