lunes, 14 de marzo de 2011

Terremoto en Japón. ¿Estamos preparados para una contingencia?

Durante estos días, nadie ha podido escapar del horror del terremoto y posterior tsunami que ha afectado a la isla de Japón. El mundo globalizado en el que vivimos  ha traido a nuestros hogares, casi instantaneamente, información sobre el suceso en forma de imágenes, vídeos, entrevistas...

Precisamente el Jueves pasado estuve en una reunión de trabajo con personal de una gran empresa del sector TIC que tiene un gran centro de datos en Japón. Me comentaban lo concienciados que están en Japón los responsables de las empresas para adoptar, al igual que hacen con los edificios, medidas que reduzcan los riesgos ante amenazas desgraciadamente probables en este pais, como lo son los terremotos. Además de las medidas estructurales en los edificios del centro de cálculo, los racks que soportan los equipos de cálculo deben estar preparados para no volcarse, evitar que se rompan los cables o fibras con el movimiento, minimizar los daños en las cabinas de discos por la actividad sísmica, disponer de suministro eléctrico redundado, elaborar procedimientos de actuación de evaluación de daños, rescate y recuperación... Todo lo que sea necesario para garantizar la continuidad del negocio, incluyendo la consideración de que los equipos informáticos que dan soporte a los procesos de negocio puedan estar indisponibles por algún tiempo.

Me pareció curioso que tuvieran previsto hasta una posible erupción del volcán del conocido monte Fuji y tuvieran construido un canal para poder dirigir un eventual rio de lava lejos de las instalaciones del CPD.

Evidentemente, una catástrofe de la magnitud de la ocurrida en Japón, excede cualquier previsión. Aún es muy pronto para evaluar los daños materiales, por no hablar de las perdidas de personas, que son y deben ser la primera prioridad de cualquier responsable de una organización (las desgracias eliminan de raiz las artificiales categorías profesionales, rangos o distinciones y nos dejan desnudos en la igualdad, como personas que somos).

Sin embargo, no debemos dejar pasar la ocasión para hacer una reflexión. Aunque parece improbable un suceso como el que han visido en Japón, sí es posible que se den circunstancias que amenacen las instalaciones TIC sobre las que las Administraciones Públicas estamos dando servicio a los ciudadanos.

Vaya por delante, para no crear ningún tipo de alarma, que los centros de cálculo de la administración que conozco llevan años  con planes de contingencia definidos, preparados para afrontar con confianza una posible contingencia.

Pero tambien es cierto que es necesario revisar y actualizar constantemente estos planes y realizar pruebas periodicamente para garantizar una gestión rápida y eficiente de los procedimientos definidos.

Es buen momento para revisar las políticas y planes de contingencia y escarmentar en piel ajena porque, ya se sabe, siempre es mejor prevenir que curar.

1 comentario:

efuncionario.com dijo...

Cuando estuve en Japón, allá por los años ochenta y tantos, trabajando para Fujitsu, nos invitaron a conocer la fábrica de Numazu, al pie del monte Fuji, donde fabrican los grandes ordenadores de la compañía.

Es verdad que en Japón están preparados para los terremotos. También es verdad que por mucho que te prepares, siempre puede haber un suceso "estocástico" para el que no estés preparado... y entoces hay que improvisar (los españoles somos mucho mejor improvisando que los japoneses, lo cual no se si es bueno o es malo).

En efecto, es momento de dar repaso a los planes de contingencias existentes... o de crearlos si no existen.

Publicar un comentario en la entrada

Agradecemos tu comentario